5,2 razones para quedarse lejos de Gotham (cuando montas un imperio criminal)

Así que quieres montar un imperio criminal.

Quizás te gusta muchísimo el dinero, pero no quieres pasarte años metido en una oficina y consiguiéndolo a base de “trabajo duro” y “dedicación”. Quizás te guste mucho la idea de estar al mando y con esbirros que cumplan con tus órdenes, y los monólogos te gustan más que al Monstruo de las Galletas quedarse encerrado en la fábrica de Oreo. Quizás te encanta la película El precio del poder, pero no la entendiste. O quizás el leer tanto sobre supervillanos ha sacado tu lado oscuro, algo que entendemos perfectamente. (Hace poco vimos una señal de “prohibido tirar basura” y nos quedamos allí de pie como unos 20 segundos.)

Sea por el motivo que sea, de repente, parece que ser malo es algo genial, y has decidido que ya es hora de montar tu propia organización villana. Teniendo en cuenta la cantidad de héroes que pueblan el Universo DC, no podemos recomendarte que lo hagas, pero allá cada cual. No te juzgaremos. Pero te ofreceremos un consejito: NO VAYAS A GOTHAM CITY. En serio. Empieza con tu organización en cualquier otra parte.

Puede que Gotham sea atractiva, pues ya es terreno abonado para el crimen y los criminales nunca están demasiado tiempo en la cárcel, pero no te engañes. Te hemos preparado las 5,2 razones para quedarse lejos de Gotham (cuando montas un imperio criminal)

1.- Batman

En serio, esta tendría que ser obvia. Por si no lo sabías, en Gotham hay un entusiasta de la noche al que le encanta disfrazarse de murciélago, ir saltando por los tejados y -muy importante para ti- darle unas buenas palizas a los criminales. Este tío tiene tolerancia cero con el crimen y no solo usa sus puños para demostrarlo, sino que tiene un arsenal de dispositivos y cacharros diseñados para tumbar hasta a los enemigos más duros. Y, créenos, hay algunos muy duros. Le partieron la espalda y se recuperó. Lo enviaron atrás en el tiempo con una bomba de salto cuántico, y logró escapar de esa situación. A menos que tengas superpoderes -y aunque los tengas, es posible que no te sirvan de mucho- es alguien con quien no quieres meterte.

2.- Sobrepoblación criminal

No quieres saturar el mercado. Las acciones bajan, o algo así. No estamos demasiado seguros de cómo funciona eso. Guardamos el dinero debajo de una baldosa, así que… La cuestión es que si hay demasiada gente compitiendo por la misma meta, el negocio se resiente, y las bandas de Gotham son terriblemente territoriales. No es raro que se desaten guerras y una banda elimine a otra. De hecho, tras un terremoto eso fue exactamente lo que pasó. Pero las grandes bandas ya pertenecen a grandes malos, que no dudarán en torturar o matar a cualquiera que intente colarse en su territorio, sobre todo un novato.

3.- Villanos disfrazados

Otra marca de la casa de los criminales de Gotham City es su tendencia al espectáculo. Concretamente, a disfrazarse y a correr enloquecidos por toda la ciudad cometiendo crímenes de una temática concreta. Los villanos más poderosos tienen sus propios símbolos, y si de verdad quieres convertirte en alguien en Gotham, tendrás que imitarlos. Sin embargo, todos los buenos ya están cogidos: hielo, pájaros, enigmas, locuras psicóticas basadas en Alicia en el país de las maravillas… Pero, eh, siempre podrías ser el siguiente Maestro de los Globos, cometer crímenes y dejar globos con formas de animales como tarjeta de visita.

4.- Está llena de gente loca

Mira, Gotham City está protegida por un humano potencialmente inestable que se disfraza de murciélago. No hace falta decir que su población villana no es exactamente el grupo de individuos más cuerdos. Un tipo comete crímenes en festividades, disfrazado con trajes basados en dichas festividades. (Busca en Google “Hombre Calendario” si no nos crees.) Pero no te confundas. Por muy locos que estén, son increíblemente peligrosos. Ir a Gotham es como entrar en un manicomio…

5.- Asilo Arkham

…Y entonces te envían a un manicomio de verdad. Casi todos los peores villanos de Gotham terminan en Arkham. Y, por supuesto, responden habitualmente fugándose de allí, dejando un rastro de muerte y caos con una regularidad que hace que la salida diaria del sol parezca todo un acontecimiento. El Asilo Arkham no es el lugar en el que quieres estar. Jamás. A menos que disfrutes viviendo cada día de tu vida temiendo constantmente a un tío que creo que su muñeco de ventriloquía es real, o a una chica que no solo se pasa el día entero hablando con las plantas sino que consigue que estas hagan lo que ella dice. En ese caso, quizás si que este sea tu sitio.

5,1.- Hay un chaval de 10 años que te puede apalizar… y lo hará gustosamente.

5,2.- Y jamás de los jamases quieres cruzarte con este tipo:

Así que, como puedes ver, quizás Gotham City no sea el mejor sitio para empezar con tu imperio criminal. Quizás deberías probarlo en Metropolis… oh, espera, que ahí tienen a Superman. Bueno, está Star Ci… Central o Keystone… no… ¿sabes? Quizás no deberías empezar un imperio criminal. No creemos que vaya a funcionar. ¡En lugar de eso, sigue visitándonos y leyendo nuestros cómics, que te saldrá más a cuenta!